sábado, 11 de marzo de 2017

El Ojopatio, un nuevo espacio en Málaga para el Arte y la Cultura.




Es necesaria la regeneración de espacios contraculturales, en una ciudad cada vez más asolada por políticas especulativas y con fuerte carácter comercial, en donde lo alternativo prácticamente no tiene cabida, sobra, es un molesto forúnculo que apareció en el feo pastiche en el que quieren convertir a la ciudad de Málaga. El Ojopatio se nos antoja un nuevo y necesario espacio multidisciplinar para la Cultura y el Arte, y si proviene del underground mejor que mejor. Disciplinas como el Cine, la Música o la Moda más vintage o transgresora, también tendrán cabida en este nuevo abanico de posibilidades, que se despliega ante nuestros ojos, el caso es tratar de no pestañear, para no perderse ninguno de los eventos que comenzaron a programar desde hace tiempo y que esperemos cobren fuerza y visibilidad.





Se hace necesaria que la imaginación venza, aunque sea por una vez, al poder establecido. Tras quedarnos un poco huérfanos y tocados todos los melómanos y amantes del Arte y la Cultura, por el cierre de locales emblemáticos en Málaga, como la archiconocida tienda de discos Candilejas, por culpa de la especulación y leyes injustas en materia de renta antigua o la falta de apoyos por parte de la ciudadanía más inquieta, cada vez más abocada al paro, ostracismo y la emigración, para dar paso por el contrario, al tedio y el aburguesamiento de nuevas generaciones de indolentes por naturaleza, llámalos X, llámalos hipsters o mejor no “llamarlos” que ya de por sí intentarán robarnos el cuerpo, el alma, cual invasión extraterrestre, con o sin vaina, al más puro estilo de ciencia ficción y terror, en este caso bastante cotidiano. Otro caso evidente, el del Centro Andaluz del Pueblo Er llano, tras dos etapas, una en el barrio de La Trinidad y hasta su cierre, en diciembre del pasado año, en el barrio de Victoria Eugenia. Y aunque curiosa y relativamente hace poco, se inauguró tanto la nueva tienda de Candilejas en La Brecha y también en breve, se anuncia la próxima inauguración de un nuevo Centro Andaluz del Pueblo, llamado Manuel José García Caparrós, en una Málaga asediada por turistas y cada vez haciendo gala de forma evidente al dudoso honor del “título” a ratos emérito y por momentos vitalicio de capital de la costa del Sol, lugares catárticos para la cultura y contracultura costasoleña se hacen más que inexcusables.


La ciudad andaluza cuenta con un nuevo espacio, El Ojopatio, cuyo origen en realidad, viene de reconvertir o adaptar el local que albergó Experimenta : Málaga. Anteriormente, se dio a conocer entre las personas más inquietas del underground malacitano, como un espacio abierto a todas las disciplinas artísticas y propuestas innovadoras arriesgadas o como bien sabían definir la línea a seguir, en la búsqueda incesante de todo lo raro, todo lo que daba juego. Pues bien, en esta nueva etapa, parece ser que el espacio multidisciplinar, El Ojopatio, sigue una senda bastante continuista y muy necesaria para los tiempos que corren. En la mal llamada ciudad de los museos, aunque casi ninguno de ellos, salvo gratificantes excepciones como la del CAC (Centro de Arte Contemporáneo de Málaga), tengan mucho sentido o relación directa con Málaga. La también conocida por su “talento” hostelero, en donde hostels y pisos vacacionales, se abren a pasos agigantados, siguiendo la estela y dinámica de un mundo cada vez más voraz y neoliberal, en donde todo vale y todo cabe, incluyendo el palabro gerintrificación. Ante tanto despropósito, tan sólo nos queda el grito ahogado del underground, el inconformismo más militante y activista, las ganas de crear desde las entrañas y huir de la “élite” impuesta a golpe de talonario. Jukebox de Galerías Goya, Mundo Vinilo, Candilejas La Brecha, La Polivalente, CAP o el referido Ojopatio, son imprescindibles en estos días nefastos para la lírica.


En la línea de visceralidad y creatividad latente contracorriente, pudimos disfrutar hace unas semanas, más concretamente el 17 de febrero, de la singular música experimental del incombustible Aquiles Po y su nuevo proyecto Akipo Terror Sax (Will Never Play This Town Again). El “enigmático” lugar y la ocasión, no sólo fueron propicios para grabar a fuego el mapa de la ubicación en la memoria fotográfica de quienes firmamos el artículo, sino que sirvió para proponer la próxima presentación y proyección del documental “Sexismo & Medios de Comunicación” de Mabe Navarrete. A la vez, que nos topamos con una propuesta muy original y que rebosa de creatividad, la exposición “Los robots dicen…” de Juan Peña. Unos robots, que aunque congelados en el propio tiempo que vio nacer sus partes de hojalata, tienen unas expresividades y personalidades, de las que muchas veces adolecen ciertos “humanos” y que en cambio les confiere el autor, junto a un bocadillo, como si de una viñeta de cómic insurrecto se tratase y como llamamiento a remover conciencias, que es lo que toca en estos tiempos de prevaricación, muros y demás miserias nepotistas que nos rodean. Mensajes que se yerguen, como cantos a la justicia social, al ecologismo, antibelicismo, a favor de los refugiados, contra la violencia machista, pues son mensajes integradores a la vez que transgresores. Sobre todo, cuando de lo que se trata es de invocar a la humanidad, usando a estas magníficas “máquinas” de hojalata con almas forjadas en un Emile de Rousseau, rescatado de tres siglos atrás. Y es que estos robots tan entrañables nos recuerdan la humanidad que un día tuvimos y que cada día que pasa se va diluyendo en un mar de intransigencia sin par. Si este fuera el destino de la “humanidad”, bienvenido el regreso al futuro, bienvenido el Terminator, porque quizás los peores instintos de la raza humana nos hicieron desoír al mensaje de amor con sonidos de tornillería y olor a óxido, que estos robots quisieron comunicarnos con su particular vuelta de tuerca. En palabras del propio autor, Juan Peña, comenta: “es un guiño, me inspiro en juguetes de hojalata, como cuando llevaban llaves detrás, aunque estos robots no servirían para los juegos de los niños porque no pasarían los controles de calidad, sí que podrían llamar la atención de un niño, por qué no”. Juan Peña nos dio a conocer las materias recicladas de donde se nutre para estas curiosas obras de arte distópico: “carcasa de bobinado, contador eléctrico, camping gas, muchas piezas de cafeteras que suelen usarse para las cabezas, los ojos lo forman tornillos, incluso uno dentro de una carcasa hueca tras una lente contiene un alien que se puede ver orientándolo a la luz”. En este punto, habría que enfatizar que el propio autor comenta que se ha llegado a sumergir en el puerto de Málaga, para rescatar partes de un barco hundido, para poder componer algunas piezas de uno de los robots más llamativos, por su tamaño y además lucir una luminosa bombilla tipo Edison. Incluso, muchas latas portuguesas o artefactos varios, como porcelanas de antiguos aisladores eléctricos los ha conseguido gracias a la ardua labor de recorrer rastros de Madrid e incluso Lisboa. Un aspecto a resaltar bastante importante tanto por el público presente, como por el propio autor, es la personificación de los robots: “El truco está en abrir los tornillos, darle una apertura a los artefactos y conseguir así una expresión, eso es lo que le confiere a cada uno su personalidad”. La exposición se inauguró el sábado 4 de marzo y estará aún vigente hasta el 2 de abril. Incluso, alguno de estos entrañables amigos de hierro y cobre, han sido reservados para su venta, así que si no quieres quedarte sin un ángel robot o unos robots chiquitines o para quien lo prefiera un robot grandote, ya sabéis, no dejad de visitar “Los Robots dicen…” porque tienen mucho que decir, mucho que mostrarnos y muchísimo que enseñarnos.

Datos y enlaces relacionados:

El Ojopatio. Plaza de los cristos, zona centro.

“Los robots dicen...” Exposición en El Ojopatio, Málaga Desde el sábado 4 de marzo hasta 2 de abril 2017.

Showroom Las Mary Shelley. Presentación en El Ojopatio de la colección primavera/verano de las Mary Shelley, bolsos y complementos con un toque vintage. 11 marzo 2017

“Sexismo & Medios de Comunicación”. Presentación y proyección en El Ojopatio por parte de Mabe Navarrete. 25 marzo 2017.


Texto: Ferri
Fotos: MB Neave