jueves, 22 de marzo de 2018

Los Ingobernables & Hermanxs De La Mente Furiosa Split EP Vinilo– Collector’s Series DIY 2017 (reseña)



Los Ingobernables & Hermanxs De La Mente Furiosa Split EP Vinilo– Collector’s Series DIY 2017

Nuevo trabajo desde la Sudamérica más reivindicativa, de unos viejos conocidos en el sello, Hermanxs De La Mente Furiosa. Esta vez, compartido con sus compatriotas Los Ingobernables. Comenzaremos el texto por la cara A y con la banda oriunda del Sur de Buenos Aires, específicamente establecida o a caballo, entre las ciudades de Quilmes y Berazategui, es decir Los Ingobernables. Un grupo de hardcore punk, con una potencia bestial tanto instrumental, vocal y mensaje aplastante desde una postura social, militante y activista. Que ha dejado huella en la escena hardcore argentina durante más de una década, desde que se formara allá por el año 2006; a raíz, de la confluencia de distintos músicos, procedentes de la longeva y emblemática banda de los 90, Eterna Inocencia o ex miembros de Animo y Backside. Comentar que la música skate punk y el hardcore melódico, pero eso sí, sin restarle un ápice de virulencia sonora. Están muy presentes en Los Ingobernables, la clara influencia de sus predecesores Eterna Inocencia. Y como no podía ser de otra manera, en una banda que entiende la música y el arte, como un concepto de rebelión y arma política de lucha constante contra el poder opresor y a favor de causas sociales justas. Sus referentes imprescindibles son formaciones como Minor Threat, Black Flag o Bad Religion. El primer disco que publicó la banda Los Ingobernables fue el interesante “Cuando el hardcore llama” (2009). Tras un largo tiempo de espera, le siguió el logrado trabajo en vivo “Sin tregua ni pacto” (2016). Y por fin, sobre 2016 confluyen con la banda Hermanxs De La Mente Furiosa, para dar forma al split o compartido que nos ocupa. Precisamente, el line up de la formación lo integraron: Manu a la batería; Ale al bajo; Ciri y Edu a las guitarras; mientras Guille y Panal aportaron las voces. Los temas con los que participan en el split, se grabaron entre abril y agosto de ese mismo año, de manos de Roy Ota en La Nave de Oseberg y Estudios del Sol Naciente.

La cara A, abre con el tema de Los Ingobernables, “Moto de bolsillo”.  Un tema hardcore punk a dos voces, con claro y contundente mensaje, por un lado contra la brutalidad policial, bastante generalizada a nivel global en el mundo post industrial, pero enfáticamente ligada a la represión por parte de estados sudamericanos, que en una inmensa mayoría son herederos de dictaduras no menos severas. Por otro lado, atiza a aquellos obreros que por inacción o simplemente alienación, terminan siendo serviles a los efectos negativos de la propia producción en cadena, de las cual ellos mismos son partícipes directos. Sin ningún atisbo de rebelión o simplemente, reivindicación de los derechos más fundamentales, puesto que los mismos han sido abolidos y sustituidos por divertimentos u ocios más banales, como ahogar la frustración en alcohol. Y si no eres dócil como el resto del redil, ya sabes que te toca probar la porra o algo peor del siervo fiel y también alienado de su señor el poder.

El siguiente tema lleva por título “En el mismo lugar”. Y aunque su temática al igual que su contundente predecesora en los surcos del vinilo que nos ocupa, contiene un mensaje similar, en cambio comienza la letra con referencias a los programas de televisión argentina, muy populares, sobre todo en la década de los ‘90, Showmatch y Videomatch. Y es que lo que en principio, fueron retransmisiones deportivas, derivaron hacia sketch de humor muy básico o socarrón y cámaras ocultas. En una línea muy disparatada entre lo que se conoció en España como Humor amarillo o Al ataque. Y que quizás este tipo de humor, si se les va de las manos a los guionistas, productora o presentadores, pueda derivar de lo entrañablemente freak a lo grotescamente humillante. Y quizás, por ahí van los tiros, mucho underground y deporte extremo, pero en el fondo, lo que crea más expectación y audiencia, son las miserias ajenas. Y más cuando hablamos de mass medias. Y los verdaderos problemas sociales y culturales, no salen a la luz, pero siguen causando estragos y estupor entre los más combativos. Mientras, al burgués medio no sólo le afecta, sino que en un momento dado puede incluso incentivarlos.

El tema que cierra la cara A, se trata de “Hosoi” y está dedicado al controvertido skater californiano Christian Hosoi, que de estatus de leyenda e ídolo de masas, terminó teniendo problemas con las drogas e incluso tuvo que ingresar en prisión. A bastantes fans no les convenció, que de buenas a primeras se volviera cristiano y pastor. Y la verdad, fuera una opción personal voluntaria o tal vez, la necesidad de salir de la cárcel por buena conducta y supuesta moral reeducada, es lo que a muchos antiguos admiradores no les termina de cuadrar del todo. Y de ahí, de nuevo esta ácida respuesta en forma de canción rápida hardcore. Mucho ego, mucha historia, pero en el fondo Hosoi no era más que una persona vulnerable y vacía, maleable, sin pretensiones políticas y menos aún, posicionamiento en contra de la autoridad opresora, más o menos neoliberal. Que es como gusta al poder opresor. Al revés, terminó siendo un juguete roto del sistema, precisamente, por no saber llenar su vida, a pesar de la fama y las cantidades millonarias, gracias a sponsors y empresas en las que invirtió y que luego en su declive y descenso a los infiernos, lapidaría.

La cara o lado B, está conformada por temas en una línea muy similar y afín, en lo que a lucha crítica y social se refiere, por parte de Hermanxs De La Mente Furiosa. Una banda hardcore, que ya con anterioridad, tuvimos el placer de acoger en el sello Collector’s Series DIY (EP Marichiweu referencia CS-08, abril 2011), como coeditores, junto a decenas de sellos y distribuidoras amigas, en su inmensa mayoría sudamericanas. Hermanxs De La Mente Furiosa, comenzó su periplo como banda, sobre 2007, en Monte Grande, provincia de Buenos Aires. La intención desde la propia concepción de la banda fue transmitir pensamientos o sentimientos que fueran más allá de lo estrictamente político o social, incluso abarcando parámetros de reivindicación de derechos nativos y la propia cultura y legado indígenas, como así lo reflejaban los textos traducidos a la lengua mapuche de precisamente el EP Marichiweu (“Diez veces venceremos”). Un pueblo ancestral que vio como el imperialismo extranjero le arrebató sus tierras y luego gobiernos, tras otros, como los de la dictadura militar, promulgaron leyes para empeorar el agravio. Además, tienen muy claro los conceptos de autogestión, ayuda mutua o anticomercialidad. En donde, si hay un beneficio económico, se revierte precisamente, para seguir creando proyectos que tengan una dimensión a nivel de concienciación mucho mayor y los espectáculos en vivo se conviertan en algo más que un simple show de rock. Bajo estos parámetros idealistas y muy válidos, antecedentes conocidos, tanto a nivel distro, como por ejemplo su debut “Armonizando la rabia”, la cara B se nos presenta apasionante. Antes de pasar a comentar los temas, habría que recordar la formación de HDLMF que grabó este trabajo: Cristian Roma (voz y gritos), Gabriel Camera “Lolo” (bajista), Federico Lombardi (guitarra y coros) y Cristian Molina (batería).

El primer tema lleva por título “Corporación esperma: la venganza”. Letra llena de rabia y crudeza contra la dogmatización del rock, del punk ¿y por qué no?, del sexo. Y es que lleva implícita una dedicatoria a los colectivos y organizaciones trans que luchan por la erradicación de barreras ideológicas o de cualquier tipo, que puedan perjudicar de forma insana o desvirtúen la propia naturaleza, psique o esencia de las personas que se diferencian de los roles convencionales. Un tema desgarrador, pero necesario, porque delante de la vara del opresor, siempre hay un objetivo sensible de ser marginado o vejado. Y contra eso, hay que luchar y despertar conciencias. Bravo por HDLMF en ese sentido.

Hablando de dogmatización, precisamente el siguiente tema de título bastante clarificador: “No dejes que la música se convierta en una religión”. Nos viene a recordar que en ciertos ambientes, ellos se refieren al hardcore, pero en otros países y escenas, también se está dando en otros estilos, que aunque históricamente fueran estilos preferentemente contraculturales o subversivos, hay bandas ambiguas y otras que definitivamente se alinean en el lado más tétrico y oscuro, pero no desde un punto de vista preternatural, sino más bien, de ideas intolerantes más afines a ideologías xenófobas y homófobas como las fascistas. Y es precisamente, en este punto, en donde agrupaciones como HDLMF, se terminan posicionando. Siendo muy digno de alabanza y reflexión por todos los colectivos DIY y undeground en general. Porque debido al fenómeno, anteriormente expuesto, al final terminan obligando a los artistas más activista y combativos, a dar un paso al frente. Quizás, entremezclado por la indignación y un poso de reafirmación y orgullo. Curiosamente, con la distro Efeito Colateral de Brasil, nació un proyecto conjunto con Collector’s Series DIY (Punk Contra O Fascismo, bandas del estado español y Brasil, en base a este mismo planteamiento. Y es que el punk al igual que el hardcore, siempre estarán en contra de cualquier tipo de opresión, fascismo e ideas autoritarias que intenten anular al ser humano y degradarlo a distintos niveles.

La canción que cierra el disco lleva por título “Aztarna”. Que podríamos traducir del euskera al castellano como “vestigio” o “rastro”, según el contexto y el propio desarrollo del tema, muy autocrítico, en el sentido de actuar más y hablar menos o como ellos refieren en el propio insert, “mejor que decir es hacer” u otro verso esclarecedor en este sentido “Perdemos tiempo intentando ser un rastro más”. Y es que sea en un plano ideológico o creativo, se tiende muchas veces a criticar por criticar, sin que este juicio sea precisamente positivo. El pensamiento y comportamiento zafio en muchas llamémosle cortésmente “personas”, les lleva a enjuiciar por vicio, sin ningún argumento probable; pero, quizás en los confines más recónditos del ser humano, se encuentran estas características menos edificantes. Y si en los planos más comunes de la vida, se dan estas desviaciones de la razón, en favor de la estupidez, la envidia o simplemente el indecoroso despropósito de despotricar y con la finalidad principal de hacer daño gratuitamente. Ya no digamos, cuando estos mismos demenciales gestos son trasladados a esferas sociales o políticas. Aquí ya entraríamos en los dimes y diretes clásicos y eternos, de así nos va, el "cuñaismo", el obrero de derechas, etcétera, etcétera, etcétera. A propósito de este tema, se me viene una anécdota a la memoria, en las muchas conversaciones por chat o comunicaciones por correos electrónicos, con el vocalista Cristian Roma, cuando hemos intercambiado opiniones o simplemente hemos tratado de coordinarnos y organizarnos, cuando ha habido oportunidad de esta confluencia, para proyectos como el que nos ocupa. Le interesaba mucho la etimología del euskera. Y me preguntaba por el origen o significado de la palabra vasca “Aztarna” y si la memoria no me falla, fue mucho antes de grabar el disco, con lo cual tendría en mente desarrollar un tema bajo el concepto de dejar huella o rastro, por aquel entonces. Cuando lo ví plasmado en el EP compartido junto a Los Ingobernables, me recordó al instante esta simpática anécdota. Y es cierto, que hay que canciones o temas, que entre la composición, arreglo o desarrollo de la letra en sí, pueden transcurrir años, antes de que se plasme por fin incluso en un local de ensayo. Ya no digamos, incorporarla a un trabajo concreto, junto a otros temas que pudieran o no tener algún nexo, ya fuera conceptual o simplemente desde un punto de vista creativo o estético.

Y hablando de estética, el diseño, como hasta ahora lo que he conocido, al menos por parte de HDLMF, me parece genial. Con una cita en el reverso del cover art o contraportada, de nada más y nada menos que del pensador anarquista Errico Malatesta: “Sustituir el odio por el amor, la competencia por la solidaridad, la búsqueda exclusiva del propio bienestar por la cooperación fraternal para el bienestar de todos”. Ya nos anticipa de antemano, la implicación de las personas, a distintos niveles, que una vez más han hecho posible, los que otros se empeñan en hacer imposible. Repo Bandini fue el encargado del diseño, la serigrafía del arte corrió a cargo de Pablo “Tatán” Barbera. Y como bien reza, la dedicatoria final de los grupos hacia los sellos, colectivos y personas que aportaron su granito de arena al proyecto. Confirmo y me atrevo a asegurar que la energía e impronta nos invade profundamente y procurará fuerzas renovadas, además de seguir inspirándonos nuevas aventuras discográficas.

Entre los sellos y colectivos que participaron, se encuentran: Crecer Records (Uruguay), Les Nains Aussi RDS (Francia), Los Pájaros Records (Argentina), Revolution Discos (Argentina), Mala Idea Discos (Chile), Nuestra Lengua (USA), Familia Raíces (Argentina) y unos servidores, Collector’s Series DIY Recs (España).

Enlaces relacionados:
Bandcamp de Los Ingobernables https://losingobernableshc.bandcamp.com
Repo Bandini (diseño) http://www.inpanoptikon.com.ar
Pablo “Tatán” Barbera (serigrafía) https://www.facebook.com/raices.cloth

Sellos y colectivos participantes:

Crecer Records (Uruguay) http://crecerrecords.bandcamp.com

Les Nains Aussi RDS (Francia) stillangry@no-log.org

Los Pájaros Records (Argentina) https://www.facebook.com/luca.marcelino.96

Revolution Discos (Argentina) https://revolutiondiscos.bandcamp.com

Mala Idea Discos (Chile) malaideadiscos@gmail.com

Nuestra Lengua (USA) nuestralenguarecords@yahoo.com

Collector’s Series DIY Recs (España) http://collectorseriesdiy.blogspot.com

Texto: Ferri (La Factoría del Ritmo)