jueves, 22 de marzo de 2018

Punk Bonanza, Benalmádena, Málaga – 10/02/2018


 
The Reinfected agitó de nuevo el underground malagueño, gracias a multitud de sorpresas, celebraciones y cameos fantásticos que tuvieron lugar en el evento Punk Bonanza, celebrado en Benalmádena, Málaga. Desde UK, The DC Spectres se unió a la fiesta, presentando su flamante nuevo disco producido por Rat Scabies, de título “Garage Trash”.


En una noche, que finalmente se presentó algo lluviosa, no impidió para que multitud de aficionados al punk, en su mayoría británicos, asistieran a un evento que había creado grandes expectativas en la zona sureña de la Costa del Sol. En donde precisamente, los asentamientos angloparlantes, abundan desde tiempos inmemoriales. Aunque también pudimos compartir momentos inolvidables en el stand de Collector’s Series DIY, con amistades autóctonas de la provincia y fieles parroquianas de los eventos musicales más cañeros, como nuestra amiga Anabel e incluso con un veterano músico punk pionero de la sufrida y heroica escena cubana, Dani.

The DC Spectres, presentaba en vivo un gran disco garage, en donde también encontramos elementos punk rock, psychobilly, surf y precisamente, en donde se entremezclan los sonidos y la estética musical más potente de los 60 y 70. La banda la forman el guitarrista y vocalista David Checkley y la batería Lyse Checkley, que forman un tándem brutal, tanto en directo, como en el estupendo CD de debut “Garage Trash”, grabado y producido por Rat Scabies, afamado productor y músico fundador de la banda histórica del punk británico The Damned. Canciones como “Purple skies”, “Salvation”, “I want you” o “A girl like you” certifican el gran proyecto musical que tienen entre manos la familia Chekley y que le auguramos un fantástico porvenir. De hecho, nos hicieron saber, que el propio Rat Scabies, ya está preparando las grabaciones y mezclas de un futuro álbum de la banda, de cara al futuro.

Tras la actuación de la banda de Birmingham, The DC Spectres, hubo un pequeño receso, el suficiente, para que el público del ya de por sí abarrotado local de Bonanza bar, pudiese refrescarse un poco, comer y coger fuerzas, de cara a la actuación y cameos que tendrían lugar a continuación. Entre el público, hubo algún que otro baile y hasta pogo como mandan los cánones. Pero si hay que destacar a alguien en ese aspecto, tendría que ser Belinda, una conocida punk del entorno de The Reinfected, no paró de bailar toda la noche desde que empezaran las actuaciones, eso es actitud y lo demás es tontería.

The Reinfected, abrió con su enorme potencial y fantástico sonido, que le acompañaría, durante todos los tramos de su descarga. Son magníficos músicos, pero encima gozaron de un nivel muy bueno de sonorización. No sería una exageración, si afirmase, que algunas o gran parte de las canciones que recrearon esa noche, posiblemente sonaran incluso mejor que las originales. Pero, como siempre hay singulares excepciones, así lo aseveraré, sin rubor alguno. En todo caso, me ruborizaría el comprobar, como hasta ahora el público de la escena local, no se ha movilizado con más entusiasmo ante las descargas o fiestas promovidas por estos anfitriones de excepción. Puesto que estamos ante unos grandes músicos y mejores personas, pero sobre todo, se trata artistas que escribieron parte de la historia musical de la escena de Birmingham y muchas veces, trasladada a otras escenas más mediáticas como la de Manchester, de donde procede su vocalista Roly Quesnel. Es ingrato que no haya memoria musical, ya no digamos histórica, pero ante esta desidia o dejadez, frente a artistas que merecen al menos un mínimo de atención y respeto, es como para indignarse. Luego, nos quejaremos, de que no hay eventos, de que no se promueven festivales o bolos asequibles a todos los bolsillos. Cuando además de auténticas leyendas y héroes del punk 77, el evento era gratuito. Menos mal, que estaba el entusiasta público anglosajón, para cubrir esas tremendas vacantes a las que me refiero, hasta terminar abarrotando el aforo. En serio, me sentía como cuando hace años me tenía que meter en el cuerpo cientos, sino miles de kilómetros, para ver espectáculos en condiciones. Me sentía como en UK, incredible. Ojalá, este artículo remueva alguna conciencia, porque para la próxima fiesta promovida por The Reinfected, me haría muy feliz poder comprobar que la peña reacciona. No se puede actuar de manera tan impasible, ese es el gran mal endémico, desde hace generaciones en Málaga, en cualquier ambiente. Con las de buenas bandas y eventos que han ido sucediéndose década tras década y gracias a esa dejadez impertérrita, ya fuera en tal o cual tribu, al final se iba todo al garete.

Volviendo al umbral del concierto de la banda The Reinfected, Roly pareció transmutarse en Ian Curtis. Fue de poner los pelos como escarpias, cuando cantó “Transmission” de Joy Division. Y es que Roly además de admirar profundamente, llegó a conocer personalmente a su paisano Ian, hasta el punto que tras un largo viaje por temas laborales en Sudáfrica y de no saber nada de la primera ola del punk y desconectarse por completo por un tiempo. Fue tan brutal la impresión que se llevó, cuando conoció el fatídico desenlace, del otrora cantante de Joy Division. Que acabaría dejando el punk, dedicándose como músico de jazz, durante bastantes años. Para con el tiempo, ser “infectado” de nuevo, de ahí el simpático juego de palabras y nombre de su actual banda.

Martin Hope, uno de los guitarristas del grupo Reinfected, también se movió en aquellos incipientes y movidos años, época conocida como punk del 77. Y es que fue parte fundamental del histórico grupo de Birmingham, The Accused, que esa noche tendría como embajador e invitado muy especial al cantante Paul Panic. The Accused, una galardonada banda, en la que actualmente, también cuenta en sus filas con los músicos: Dave Browne a la guitarra, el bajista Steve Clarke y el batería Ian “The Dog” Salter. Y que presentaría el nuevo álbum titulado “They should’ve had red hair”, en uno de los cameos más esperados de la noche, junto con el de Black Pantera, de la extinta banda hispano germana The Castro Zombies & The Mutant Phlegm.

Con el magnífico tema “Psycho killer” de Talking Heads, ya andaba el ambiente bastante caldeado. Y como quien no quiere la cosa, las síncopas y tiempos fuertes, iban teniendo cada vez más presencia en el set list de la banda británica The Reinfected. Y le tocaba el turno a otro gran himno del punk e himno generacional donde los haya, de los combativos The Clash, nada más y nada menos que “London Calling”.

Con el baile, como anticipamos, llegó el pogo, y con el pogo, la anarquía, “Anarchy in the …” ¿Benalmádena o UK? No sé hasta que punto, pero al menos el fenomenal ambiente que se respiraba en el acogedor Bonanza bar, estaba llevando a la banda en volandas y haciendo disfrutar a lo grande al público asistente. De los británicos Sex Pistols cambiaron el tercio con el neoyorquino Johnny Thunders y la estupenda “Born to lose”.

También el belga Plastic Bretrand tuvo su recuerdo esa noche, con su celebérrima y simpática canción Ça plane pour moi”, en la adaptación al inglés que realizó The Damned Jet boy jet girl. Tras esta mirada y guiño a la escena punk continental europea, saltó, nunca mejor dicho, al escenario Black Pantera, para interpretar junto a The Reinfected “Autosuficiencia” de Parálisis Permanente. En medio de una gran ovación y expectación, prácticamente todo el público con los móviles y cámaras en mano, se dispusieron a inmortalizar aquel fantástico momento. Y es que Black Pantera, tuvo una soberbia actuación, muy influida por Tere de Desechables. Y no sé si fue un recurso, ante la falta de ensayo previo con la banda, todo un handicap hay que remarcar, o simplemente una improvisación, que no hizo otra cosa que excitar aún más a la entusiasta y entregada audiencia. Para rematar la faena y tras una pequeña pausa, Paul Panic hizo su aparición a continuación, para deleitarnos primeramente con el tema que hace las veces de single y da título al nuevo disco de la banda The Accused, “They should’ve had red hair”. David Checkley, también se sumó a la banda improvisada, como bajista, para terminar tocando entre otros temas, “Sweet Jane”,  inmortalizada por la Velvet Underground de Loud Reed.

Tras el momento de jam y cameos, The Reinfected retoman la actuación, con su nueva base rítmica sueca. Y aunque debutan prácticamente, con respecto a la vez anterior en la que disfrutamos de la banda. Progresan muy adecuadamente y será cuestión de tiempo, que terminen de asentarse y disfrutar mucho más plácidamente del nuevo estatus de “Reinfectados”. Precisamente, ya en el tramo final de la actuación, volvería el baterista de origen filipino que conocimos en su momento, para recordar viejas lides junto a sus antiguos compañeros de grupo. Fue momento, también para realizar la rifa del material discográfico, libros y hasta botellas de champagne oportunamente “tuneadas” con motivos y anagramas de los participantes en esa noche tan especial.

No podían faltar temas emblemáticos como “Holyday in Cambodia” de la controvertida banda de hardcore punk norteamericana Dead Kennedys, que en su día tuvieran gran repercusión en las islas británicas o los británicos Buzzcoks con “Even fallen in love” . También, sonarían llegando al último tramo del concierto “You anything you wanna do” de los naturales de Essex, Inglaterra, Eddie & The Hot Rods.

Roly Quesnel se adereza con unas gafas muy particulares, para dar paso al tema “Personality crisis” de los eclécticos New York Dolls, a base de glam y punk descarado. Y es que en aquellos embrionarios años, estilos y actitudes, eran mucho más espontáneas, que luego los clichés que la industria y medios pretendieron vendernos.

“God save the Queen” tuvo que hacer acto de presencia por propio peso y por ser un tema que hasta los propios Motörhead versionearon, sin esconder la admiración por Sex Pistols y el movimiento punk. ¡Fuera complejos! o es que nadie se acuerda de la gran versión que hizo Megadeth de “Anarchy in the U.K.” u Overkill de la canción de Dead Boys, “Sonic reducer”.

También, habría lugar para la anécdota, como cuando The Reinfected se arrancó con el amago de “La bamba”, a petición de un infante. Y para acabar, volvieron temas de incunables como The Clash, Sex Pistols o Stiff Little Fingers. Los temas elegidos fueron: “White riot”, “Pretty vacant” y “Suspect device”, respectivamente. Y con este broche de oro, nos despedimos hasta otra ocasión propicia, en donde poder volver a disfrutar de algo más que un simple revival, porque en realidad el punk nunca ha muerto, punk’s not dead!


Links relacionados de interés:



Programa #18, La Factoría del Ritmo Radio: https://www.ivoox.com/23457304


Fuente: Ferri para La Factoría del Ritmo .